Marketing online y SEO al descubierto

auditoria.jpg

En qué consiste una auditoría de contenidos web y cómo realizarla

En qué consiste una auditoría de contenidos web y cómo realizarla
5 (100%) 1 voto

Cualquier usuario que dispone de una web sabe que el contenido es uno de los factores que más hay que cuidar. Todos los textos que estén publicados en una web corporativa, portfolio, tienda online o en cualquier tipo de plataforma online deben ser precisos y estar preparados con todo detalle. ¿Es necesaria tanta atención? Pues lo cierto es que sí. Y por eso vamos a analizar y a enumerar una serie de recomendaciones acerca de cómo se tiene que realizar una auditoría de contenidos web y por qué debes prestar atención a estas indicaciones para mejorar tus analíticas.

Tipos de auditorías web

Al igual que existe la auditoría de  los contenidos y textos de cualquier web, también es posible desarrollar y realizar consultorías que abarquen otros aspectos técnicos de una web. Todo ello para potenciar el dominio de cara a los buscadores y alcanzar un mayor posicionamiento que derive en un aumento de tráfico y leads.

Dentro de la diferente tipología de auditorías web en función de los casos de estudio y factores a optimizar se encuentran los siguientes más representativos.

Auditoría On Page

En este análisis se presta atención a todos los factores que repercuten en el posicionamiento online de una web y que se encuentran dentro de la propia interfaz de la página de nuestro dominio. Entre los principales apartados en los que hace hincapié destaca la optimización de imágenes, la estructura de encabezados, el enlazado interno, o el estudio de palabras clave para posteriormente trabajar los contenidos.

Auditoría Off Page

La auditoría Off Page de una web recoge todos los datos extraídos de estrategias de posicionamiento como el linkbuilding. Los enlaces que apuntan a la web, cuáles son de fiar, cuáles perjudican, cómo usar el disavow y qué hacer para hacer crecer el número de enlaces de calidad a las diferentes páginas y categorías de un dominio.

Auditoría aspectos técnicos (SEO técnico)

Este es quizás el más complejo y requiere conocimientos más precisos en cuanto a programación y uso de herramientas de análisis y programas. El SEO Técnico agrupa todas las técnicas que hacen falta para conocer y delimitar aspectos básicos de posicionamiento como la carga de una web, y cómo acelerarla, optimización de versión Mobile, análisis de tráfico e indexación con Google Analytics y Search Console, metas, robots.txt, sitemap…

Auditoría UX

La experiencia del usuario sirve para evaluar el estado de los elementos principales que están a la vista del usuario. Todo lo que está relacionado con el diseño y con cómo el usuario puede acceder a los contenidos y se visualizan las diferentes páginas. Tener en cuenta el diseño, los CTA, la navegación sencilla, los contenidos poco invasivos, la visualización en Mobile, o la publicidad molesta, son aspectos que están ahí y que conviene repasarlos a la hora de establecer objetivos de mejora y optimización web.

Características de los contenidos dentro de una web

Dentro de la tipología de contenidos y textos que pueden aparecer en la web se pueden dividir en varios grupos respecto a su función dentro de la misma. De este modo podemos encontrarnos con variaciones y textos que se muestren de un modo concreto, o que tengan una intencionalidad distinta. Lo que está claro es que redactar, y redactar bien, es de obligado cumplimiento para el devenir del proyecto online.

¿Qué tipos de contenidos podemos encontrarnos en una web? Atendiendo a sus formatos más básicos y predominantes los que más podemos ver en cualquier página online son los que enumeramos a continuación:

Texto informativo

Los contenidos englobados dentro de este grupo son todos aquellos que están creados para informar acerca de la marca, un servicio, la empresa, los productos, o como carta de presentación. Se suelen utilizar para contextualizar al usuario que llega por primera vez a la página y forman parte del organigrama natural de cualquier web. Desde la presentación, primera toma de contacto, textos del Quiénes somos o de Servicios son los claros ejemplos.

Sin embargo, pese a ser informativos deben estar redactados tanto para ayudar al usuario, así como para dar prioridad a las principales keyword que se quieren posicionar. Algo más generales, pero que vayan a colación de la web y su visibilidad. Para ello hace falta un previo estudio de la competencia y de keywords para poder, posteriormente, introducir los textos ya optimizados para los motores de búsqueda.

Ficha de producto o categorías

Estas son las páginas principales de cualquier e-commerce. Aquí hay que trabajar muy bien, minuciosamente, los textos que van a acompañar a la imagen de los productos a la venta, o las categorías protagonistas que componen dicha tienda online. En este caso, también hay que ofrecer aspectos más técnicos y que acompañen a la utilidad, ventajas, y características del producto o servicio que se vende.

Aparte, los textos deben estar enfocados a términos clave más concretos que serán los que se trabajarán para ir de menos a más, me explico. Cuando se tiene una tienda online, sobre todo con un catálogo importante en cuanto a volumen, toda la optimización de dichos productos y categorías servirá para que poco a poco vayan sumándose más y más usuarios por la mejora de la visibilidad de términos muy concretos. Toca trabajar el long tail para conseguir buenos resultados.

Landing Page

Las páginas de aterrizaje también cuentan con un tipo de contenido web bastante específico. Aquí no cuenta tanto la densidad y la información en bloque. Se trata de un formato en el que destacan los textos cortos, fácilmente visibles, que expliquen rápidamente todo lo que se quiere contar y que dejen satisfechas las dudas del usuario en poco tiempo.

Artículo de blog

Los artículos del blog, como este, son los que aportan contenido natural a los resultados de Google. Cualquier web, repito, cualquier web debería aprovechar estas opciones para ganar más cuota de mercado y poder acceder a un público al que igual le cuesta llegar directamente con el posicionamiento online de las páginas principales de producto.

Gracias a estos contenidos, fácilmente adaptables se puede llegar a un público nuevo, con todo lo que esto supone. Todo el nuevo contenido que se genere, serán nuevas páginas indexadas que tendrá Google, y que, si se hace bien, pueden atraer un número creciente de usuarios. Unas estadísticas que pueden verse en los datos que refleja Google Analytics para ver qué páginas son las más visitadas.

En los artículos del blog apuesta por variedad de contenidos, por resolver dudas, plantear soluciones, alternativas, recomendaciones y jugar con la diversidad y sinónimos de los términos clave que están ayudando a posicionar las páginas de la web.

Contenidos multimedia

Por último cabe destacar los contenidos multimedia. Toda la colección de imágenes, vídeos y formatos que no son de textos pero también transmiten una información. Este tipo de contenidos no está tan enfocado a posicionar, que también, sobre todo si cuentas con canal de Youtube, pero que, sobre todo, están orientados en conseguir compartir más estos contenidos. Ya sean con imágenes impactantes, infografías, vídeos… todo suma en este sentido.

Contenido externo

El anterior punto corresponde a textos propios de nuestro dominio, también se incluyen otros formatos como botones de llamadas a la acción, banners con anuncios, o incluso información extra en pdfs descargables. También conviene prestar atención y mencionar aquellos contenidos que provienen de páginas externas y que guardan relación con el posicionamiento de nuestro dominio. Con esto me refiero a los contenidos incluidos dentro de la estrategia de linkbuilding o los textos creados en base a una estrategia de guest blogging.

Qué textos escribo en mi web

Cuál es tu objetivo

Para poder optimizar y desarrollar una serie de acciones que tengan resultados positivos es conveniente plantearse ¿cuál es la finalidad? El poner en marcha una auditoría de contenidos supone dar con aspectos que es conveniente mejorar y centrar los esfuerzos en cambiar la dinámica. De ahí que existan diferentes caminos que tomar dependiendo de los intereses de cada proyecto:

  • Mejorar el tráfico orgánico y hacer crecer el número de visitantes. Aquí te ayudará mucho conocer qué páginas son las más visitadas.
  • Conseguir una audiencia más fiel. Los usuarios recurrentes son uno de los más preciados por eso es importante seguir generando contenido que guste a este público y que te permita seguir manteniendo la mayor masa de tráfico posible.
  • Reducir la tasa de rebote. Creando contenido de interés que sea lo que esté buscando el usuario fomentarás el que pueda interesarse por más artículos o productos, por tanto, no te olvides del enlazado interno.
  • Aumentar la conversión. Crea un embudo de ventas y descubre qué falla en las páginas de productos que finalmente no convierten. Usa mapas de calor, y da prioridad para mejorar el SEO de las que no funcionan, y mantener la buena dinámica de los productos estrella.

Cómo mejorar los contenidos

Ahora bien, lo que estabas esperando, ¿cómo mejorar los contenidos web? No hace falta realizar una auditoría web de contenidos para empezar a trabajar en las acciones que vamos a detallar a continuación. Pero sí que te ayudará para saber por cuál cojea más una web y necesitan de un empujón para seguir aspirando a lograr mayores cotas. Se trata de un análisis SEO de los contenidos que hemos dividido de la siguiente forma.

  • Estructura de textos. Mantén una jerarquía dentro del orden de los textos. Primero, de cara al SEO, con sus diferentes encabezados. Luego, con unos textos que sean suficientemente atractivos, completos, actualizados y que sigan un orden que incite al usuario a leer. No le abrumes tampoco, crea contenidos multimedia que den aire a la lectura, y divide bien los puntos sobre los que se basará el texto.
  • Elige bien las keywords: Haz un estudio exhaustivo en la auditoría de contenidos para evaluar si se están usando bien los términos para posicionar. Determinar su densidad, si se usan variantes semánticas, ver cuáles traen más visitas a la web…
  • Optimización de texto 100%: Con esto quiero resaltar que no te olvides de Google. Que centres parte del tiempo en crear una URL amigable, en reducir el peso de las imágenes, crear titles y metadescripciones coherentes o en escribir la etiqueta alt.
  • No canibalices ni dupliques contenido: Nada de reciclar contenido, salvo si es un artículo de blog que se quiere actualizar. Para el resto, crea contenidos originales y sobre todo no intentes posicionar las mismas keywords en varias páginas.
  • Atento a las penalizaciones: Preocúpate por los errores 404. Corrígelos cuando salgan en Google Search Console, y estate atento a los enlaces rotos que debas cambiar para evitar caídas en la visibilidad de tu proyecto.

Tu comentario