Marketing online y SEO al descubierto

QUE-ES-EL-REBRANDING-1.jpg

Qué es el rebranding y cuándo debemos aplicarlo a nuestra marca

Las estrategias de rebranding no son otra cosa que estrategias de branding en las que se quiere modificar en algún sentido, o en todos, la imagen de marca que ofrece una compañía. Es decir, el rebranding consiste en redireccionar, a través de una nueva (y distinta) estrategia de marketing, la imagen de una marca.

Llevar a cabo este proceso de rebranding es algo arriesgado y complicado, ya que puede salir bien, o no. Sin embargo, si se toma esta decisión es porque algo no está funcionando bien, o está funcionando bien pero se considera que podría funcionar mucho mejor. Así que asumir ese riesgo  implica que la situación anterior no era la óptima, por lo que un cambio era necesario.

Tenemos a nuestro alcance grandes marcas que vemos o consumimos a diario que han realizado importantes estrategias de rebranding por diversos motivos.

El caso McDonalds

Nos encontramos, por ejemplo, con el caso de McDonalds, que se vio durante una época especialmente salpicado por las críticas sobre su comida no saludable, considerada comida ‘basura’. Su estrategia de rebranding consistió en un cambio de imagen y también de reestructuración de su menú. Pasaron de tener un logo rojo a uno verde, mucho más asociado con el medio ambiente y la salud; incluyeron en sus menús ensaladas y se encargaron de hacer anuncios publicitarios en los que mostraban los certificados de salubridad de sus alimentos y explicaban el proceso cuidadoso de trabajo de sus empleados en relación a las medidas de calidad de su comida.

Todos sabemos que si queremos llevar una dieta equilibrada, comer en McDonalds habitualmente no nos ayudará, pero ellos se han esforzado por cambiar su imagen en este sentido con su estrategia de rebranding y quizá, para muchos, lo hayan conseguido.

mcdonalds

 

Otras grandes marcas

Otro caso de una marca muy conocida que también llevó a cabo su estrategia de rebranding es, por ejemplo, Starbucks, que eliminó las letras de su imagen corporativa para quedarse únicamente con la ilustración. También la red social Tuenti ha tratado de recuperar su mercado perdido a través de una estrategia de rebranding muy completa que incluye incluso cambios en los servicios que ofrecen.

Además, la mayoría de marcas conocidas actualizan su logo cada cierto tiempo para no quedarse atrás, como por ejemplo Google, Facebook o Adidas, aunque en este caso el cambio no está ligado a una gran estrategia de rebranding sino, más bien, a un mero rediseño estético para demostrar que están al día en cuanto a diseño e imagen se refiere.

De esta forma, podemos observar que existen dos tipos de rebranding. Por un lado, los que se aplican por motivos de crisis de marca e implican no sólo un cambio visual o rediseño de la imagen, sino también modificaciones en la esencia de la marca o en los productos/servicios que ofrece al consumidor. Con este tipo de estrategias de rebranding se pretende que el usuario cambie su percepción sobre la compañía.

Y, por otro lado, nos encontramos con las estrategias de rebranding ‘superficiales’, por decirlo de alguna manera, que se basan en cambios en el diseño del logotipo, diseño web y de la imagen corporativa para adaptarse mejor a la época actual.

Tu comentario