docker-kubernetes-como-beneficiarse-del-uso-de-ambas-plataformas

En el mundo de la arquitectura de los microservicios, debatir sobre sistemas que utilizan contenedores se traduce en debatir acerca de Docker y Kubernetes. Si bien es cierto que ambos sistemas son diferentes y muy potentes por separado, no se debe pasar por alto el potencial que tienen si se utilizan de forma complementaria.

Qué similitudes presentan Docker y Kubernetes

Pese a ser dos plataformas diferentes, Docker y Kubernetes ofrecen una serie de características que guardan ciertas similitudes entre sí. Dentro de las más reseñables se encuentran la arquitectura basada en microservicios, el uso de archivos YAML y que están desarrollados fundamentalmente en Go.

Cuáles son las principales diferencias entre Docker y Kubernetes

Respecto a las principales diferencias entre Docker y Kubernetes, Docker hace referencia a aquel sistema que otorga el poder de realizar trabajos básicos con contenedores. Entre estos trabajos se encuentra el hecho de poder ser definido, ejecutado y hacer que funcione.

Consecuentemente, Kubernetes es la plataforma que potencia las diversas funcionalidades de Docker. Dicho de otra manera, esta plataforma es capaz de programar y ejecutar aplicaciones de contenedores tanto en agrupaciones de entornos físicos como virtuales.

Por ello, utilizar ambas plataformas de forma complementaria va a permitir exprimir al máximo las funcionalidades de cada una de ellas exponiendo así un beneficio mutuo. El proceso idóneo de implementación de ambos sistemas está fundamentado en la construcción de contenedores a través de Docker e incluirlos en diferentes agrupaciones mediante Kubernetes. Esta es una de las tendencias que más se ha visto acrecentada durante los últimos años dentro del sector de la programación y desarrollo a medida.

Cuándo se debe escoger entre Docker o Kubernetes

A la hora de decidir cómo elegir entre Docker y Kubernetes se deben tener en cuenta una serie de premisas. Si se trabaja sobre una arquitectura de microservicios, Docker será la plataforma idónea para implementar sus contenedores en cada uno de los diferentes microservicios.

Sin embargo, la elección de Kubernetes va un paso más allá debido a la gran capacidad de desarrollo que posee. Este sistema, es una buena elección cuando se pretende asegurar el correcto funcionamiento de la aplicación. Así pues, en caso de error por parte de alguno de los contenedores, la solución pasaría a ejecutarse de forma automática.

Tendencias de Docker y Kubernetes para el futuro

La evolución de la arquitectura basada en contenedores parece no tener fin. Y es que, factores como la ciberseguridad y la integración de las infraestructuras siguen siendo las piedras angulares sobre las que se cimentan los futuros avances de la tecnología. Diferentes estudios abordan la teoría de que, a lo largo del 2022, aproximadamente el 70% de las compañías llevarán a cabo la ejecución de contenedores. Y es que, no es novedad ver cómo cada vez se apuesta más por Kubernetes para Startups que están empezando debido a las ventajas que ofrece relativas a escalabilidad futura.

En definitiva, los beneficios de utilizar Docker y Kubernetes de forma complementaria son múltiples, tal y como hemos mencionado a lo largo del artículo. Pese a ser sistemas diferentes, trabajando juntos ofrecen mayor rendimiento tecnológico por lo que saber aprovechar esta ventaja es crucial para sacarle el mayor partido posible. Así pues, Docker permite realizar las funcionalidades básicas mientras Kubernetes es el potenciador que lo complementar para aprovechar el mayor rendimiento.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.